Autocultivo ¿Qué es?

IMAGEN: WILDFLOWERMX

El Autocultivo en el entorno cannábico puede entenderse como la actividad de cultivar y cosechar el cannabis o cáñamo que uno consume, ya sea para la creación de medicamentos, cosméticos, suplementos alimenticios o para consumo recreativo. Los usos que tiene la planta son amplios y el uso que decida darle cada quién a su cultivo es a mi parecer, su libre derecho y responsabilidad.

Hay que entender que la cannabis y el cáñamo son plantas, que como cualquier otro cultivo, requieren ser cuidados y sembrados en lugares adecuados, con luz, agua y espacio abundante para su crecimiento óptimo y subsecuente cosecha. Recuerda que mientras más cuidados reciben tus plantas y más diligente seas en la aplicación de fertilizantes y pesticidas, mayor será tu cosecha.

Otro elemento importante es mencionar que de desear cosechar flores, solo deberás cultivar las plantas hembra y deshacerte de los machos tan pronto estas definan su sexo.

                           IMAGEN: LEAFLY

 ¿Por qué es importante el Autocultivo?


Independiente al estado regulatorio de la cannabis y el cáñamo, hoy en día es vigente la jurisprudencia sobre la cuál se otorgan los amparos de cultivo, que a lo largo y ancho del país permiten el libre acceso a plantas de cannabis sin necesidad de comprarla en el mercado negro, donde dificilmente se puede tener certeza de dónde viene y es común que se termine apoyando a organizaciones criminales en mayor o menor medida. Así, es como el autocultivo en mi opinión, es la manera más responsable de acceder a la cannabis y el cáñamo.

Lo comentado anteriormente no significa que todo el cáñamo y cannabis cultivado en el país sea de mala calidad o no sea apto para el consumo humano o uso en la fabricación de medicamentos. Hoy en día, México cuenta con varias empresas y cooperativas que pueden presumir de hacer las cosas bien, preocupándose por sus consumidores y entregando productos de calidad, buscando empujar la industria a la legalidad, a través de la educación, transparencia e integridad. 

¿Qué necesitamos para iniciar el Autocultivo?

Antes que nada, necesitas 4 cosas, tener semillas (mientras más conozcas de tu semillas y su procedencia mejor), tener un espacio definido donde puedas regar casi todos los días y cuente con el mayor tiempo de luz solar directa (también puedes suplir utilizando luces artificiales, más es un tema que abordaremos en otra ocasión), paciencia y lo más importante, dedicación. 

Durante tu proyecto de autocultivo, deberás entender las 3 etapas por las que pasará la planta, que son:

1- Germinación: Para iniciar necesitas preparar tus semillas para germinar (Revisa aquí como puedes hacerlo). Una vez aparezca el primer brote podrás trasplantar a su primera maceta o directamente en la tierra dónde se desarrollará permanentemente.

Este proceso puede durar de 3 a 7 días, dependiendo de las semillas

 

 

                                   IMAGEN: LEAFLY

2- Vegetación: Esta etapa se basa en el crecimiento del tallo y ramas de la planta, en la cual el Nitrógeno es un nutriente esencial para el crecimiento de tallos fuertes y colas sanas. Durante este tiempo se dará a conocer el sexo de tu planta. Es muy importante que si buscas cosechar flores, retires todos los machos de tu sembradío.

Este periodo inicia al transplantar el brote después de germinar la semilla y puede incluir más trasplantes en caso de requerirlo. Este periodo puede variar entre 1 y 2 meses

 

                                IMAGEN: LEAFLY 

3- Floración: Esta fase comienza de forma natural cuando gracias al avance de la temporada, la planta recibe menos luz directa, aunque también puede ser iniciada por manipulación humana, privando a la planta de luz completamente por 2 días. 

Durante esta fase, las flores de tu planta comenzarán a desarrollarse y se requerirán más Potasio que en el resto de las etapas. El cambiar los nutrientes permitirá que las flores crezcan hasta madurar en un periodo que puede llevar aproximadamente 2 meses.

 

                                     IMAGEN: LEAFLY

¿Cómo cosechamos nuestro Autocultivo?

Una vez tu planta se ha desarrollado completamente y se encuentre lista para ser cosechada, debemos dejar de aplicar fertilizantes y regar la planta con agua por 2 semanas, así nos aseguraremos de tener flores limpias libres de cualquier residuo de los nutrientes. Posteriormente es importante definir el área de secado, de preferencia oscuro y ventilado, así evitaremos la formación de hongos y preservamos los compuestos activos de la planta.

Al momento de cosechar la planta, podemos hacerlo por secciones o toda junta. Para secarla, debes colgarla de cabeza en el espacio seleccionado previamente y revisar constantemente. Un buen indicador de que la planta está lista, es el que las ramas se rompan al intentar doblarlas.


Si te interesa saber cómo puedes mejorar tu autocultivo, o que hacer con este, no te preocupes, pues hay muchos recursos disponibles en internet, o incluso puedes acercarte a tu grow shop de confianza en dónde seguramente podrán orientarte de acuerdo a tus necesidades.

 


Todos los derechos reservados. © Wildflower Magazine. 2019