Pachequear no es necesario para crear, es una gran herramienta mística para disfrutar del mundo y de las artes.

Después crecí y en mi adolescencia conocí el reggae, el Dub, la cultura rastafari, el surf, el culto a la marihuana y todo lo que conlleva y quedé tan fascinado de ver como es todo un sacrilegio, que incluso yo quise, en un futuro, formar parte de el. Pasaron 5 años y a los 20 me di cuenta que era momento de dejar crecer mi pelo, en gran parte en honor a esa cultura que siguió cada vez más impregnada en mi. Me di cuenta que quería dedicar mi vida a la música, a la ciencia, al estudio de la vida y que ella iba a estar conmigo todavía un buen tiempo más. A su vez, siguiendo con la música electrónica, conocí a grandes grupos como Massive Attack o Chemical Brothers y pensé: “wow, esto está muy chingón, definitivamente quiero adentrarme mucho más...”

Me di cuenta que la música electrónica es muy compleja, puedes hacerla y crearla desde cualquier perspectiva. Cualquier  canción de cualquier género puedes convertirla en una pieza bailable y rítmica y eso fue lo que más me llamó la atención, era un mundo nuevo en el que yo sabía me iba a tomar años empezar a conocer, pero que valía la pena definitivamente entrar, descubrirlo, adentrarme en el cada vez más y más. Fue ahí donde empecé a consumir cannabis y ella fue la que me ayudó a decidirme que quería dedicarle mi vida a ella por completo. La marihuana me ha acompañado en gran parte de mi vida, a tal grado que cuando se trata de curar un set para una fiesta en donde voy a tocar o alguna plataforma que me invitó a colaborar, no es la excepción... Me acompaña en ese proceso creativo a la hora de conectar con la gente a través de la música que me gusta y que disfruto escuchar, la música que me aporta algo, que me hace sentir y que va más allá. Siento que de la misma manera que ha acompañado a toda la existencia humana, inspirando, relajando, creando consciencia, a mi me ha ayudado a sobre pasar la manera en la que vivo mi realidad y que, solo pocas cosas en el mundo me hacen sentir tanto, como en este caso es curar un set y tocarlo para que otras personas puedan disfrutarlo. En resumen, pachequear no es necesario para crear, en absoluto, pero para los que lo disfrutamos, es una gran herramienta mística para disfrutar del mundo y de las artes, las cuales ha acompañado a la humanidad desde su inicio... Sus bondades son mágicas, para quien sabe utilizarlas de la manera correcta y estoy seguro que todavía tendrá mucho que escribir en sus historia y muchas más mentes que liberar... Así que liberen su cuerpo, bailen, fúmense un porro y disfruten el mixtape que estoy por sacar para Wildflower, edúquense y nunca dejen de aprender. Gracias por leerme. 420 <3

 

José Sol, es un dj mexicano, artista y modelo.

Su proyecto musical está basado en su amor por el mar, la naturaleza y la vida. Definiendo sus sonidos combinando house music con tradicionalismo de culturas antiguas, creando sonidos completamente diferentes.

Su estilo es una mezcla de House, Deep House, Dance, Electronica, Downtempo, Lounge, Psychedelic Trance, Reggae Dub, Disco and Nu Disco.7

 José Sol ha sido parte del line up de los clubes más prestigiosos de la Ciudad de México, eventos privados para marcas de ropa como Vans y Lacoste y festivales internacionales como Burning Man. 

 

                                                                          Imagen creada por Wildflower Magazine

 

Te dejamos toda la información para que escuches a José Sol.

www.instagram.com/jose.sol.a/

https://soundcloud.com/jose-sol-a

www.facebook.com/joose.sol/

 

 


Todos los derechos reservados. © Wildflower Magazine. 2019